Inteligenciasmultiples09's Blog

Otra manera de evaluar a una persona

Al desenvolverme en un ámbito laboral donde se produce, necesariamente la interacción constante entre diversas personas de ambos sexos, a lo largo de toda la jornada y durante toda la semana,  y observando esas formas de interacción, se me ocurrió detenerme un instante a considerarlas. Este ejercicio motivó el que me sumergiera en textos que trataran estas problemáticas y encontré este, que me parece de una riqueza enorme y actual. Es por ello que se los presento y, también, me disculpo frente al autor, si cometo alguna herejía semántica.

Estamos acostumbrados a tener por inteligentes a las personas que han sido evaluadas por su coeficiente intelectual ( C.I.),  pero desde este lugar y de la mano de lo que nos enseña Daniel Goleman en su  libro “Inteligencia Emocional”, deberíamos decir, que el C.I, es solo, una forma de evaluar a las personas.

Pero en rigor de verdad, debemos señalar que existe otra forma de conocer las capacidades reales de una persona, esa otra forma, se encuentra contenida, en la Teoría de las Inteligencias Múltiples, planteada por H. Gardner, en la década de los 80.

A los efectos de mostrar lo que adelantamos, proponemos un pequeño párrafo comparativo, a título de ejemplo, donde veremos las formas habituales de conducta de un hombre y una mujer, vistos desde el punto de vista del C.I. y de la Inteligencia Emocional, que como sabemos, es una de las varias que propuso el Dr. Gardner en su libro “Frames of mind” (Estructuras de la Mente).

Este pequeño párrafo tiene el objetivo de mostrar cómo se pueden descubrir otras facetas diversas y más completas de una persona, si cambiamos el modo de realizar la evaluación.

El hombre de elevado C.I. se caracteriza- lo cual no es de extrañar- por una amplia variedad de intereses y habilidades intelectuales. Es ambicioso y productivo, previsible y obstinado, y no se preocupa por sí mismo. También tiene tendencia a ser crítico y condescendiente, fastidioso e inhibido, se siente incómodo con la sexualidad y la experiencia sensual, es inexpresivo e indiferente, y emocionalmente afable y frío.

En contraste, los hombres que tienen una inteligencia emocional elevada son socialmente equilibrados, sociables y alegres, no son pusilánimes ni suelen pensar las cosas una y otra vez. Poseen una notable capacidad de compromiso con las personas o las causas, de asumir responsabilidades y de alcanzar una perspectiva ética; son solidarios y cuidadosos de las relaciones. Su vida emocional es rica y apropiada; se sienten cómodos con ellos mismos, con los demás y con el universo social donde viven.

Las mujeres que pertenecen exclusivamente al tipo de C.I. elevado tienen la seguridad intelectual esperada, expresan fluidamente sus ideas, valoran las cuestiones intelectuales y poseen una amplia variedad de intereses intelectuales y estéticos También suelen ser introspectivas, son propensas a la ansiedad, a la reflexión, a los sentimientos de culpabilidad y vacilan cuando se trata de expresar abiertamente su ira (aunque lo hacen indirectamente).

En contraste, las mujeres emocionalmente inteligentes suelen ser positivas y expresan sus sentimientos abiertamente, y se muestran positivas con respecto a ellas mismas; para ellas, la vida tiene significado. Al igual que los hombres, son sociables y expresan sus sentimientos de manera adecuada (más que en estallidos de los cuales podrían arrepentirse más tarde); se adaptan bien a la tensión. Su aplomo social les permite comunicarse fácilmente con personas nuevas; se sienten  lo suficientemente cómodas con ellas mismas para ser alegres, espontáneas y abiertas a la experiencia sensual. A diferencia de las mujeres que pertenecen exclusivamente al tipo de C.I. elevado, rara vez se sienten ansiosas o culpables, ni se hunden en la reflexión.

Por supuesto, esta descripciones son extremas; en todos nosotros hay una mezcla  de C.I. e Inteligencia emocional en diversos grados.”

El texto fue extraído del libro “Inteligencia Emocional”- de Daniel Goleman – Pág. 66- Ed. Vergara – Buenos Aires – 1996

Preparado por el Lic. José Miguel Toro

Argentina

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: